Tipo de abrasivo

Se refiere al material del cual están conformados los granos abrasivos encargados de la remoción de material. Para ser usado como abrasivo el material de poseer ciertas condiciones que le permitan llevar a cabo su función de forma eficiente. Estas características son:

1. Dureza: Es tal vez la propiedad de mayor importancia, el abrasivo debe poseer una dureza elevada, superior a los materiales que debe mecanizar. Esto con el fin de remover el sobremetal sin sufrir desgastes excesivos en su estructura. Como puede verse en la tabla 1 los materiales usados como abrasivos presentan durezas superiores a las de materiales convencionales.

 

Tabla 1. Dureza de materiales usados como abrasivos [4].

 

2. Resistencia al desgaste: Debido al continuo rozamiento entre la pieza y los granos abrasivos, la resistencia al desgaste es un factor de suma importancia. Un grano con baja resistencia al desgaste perdería su filo fácilmente aumentando no solo la fuerza de corte sino también el área de contacto entre la pieza y la herramienta. Esto genera un aumento en la cantidad de calor generado durante el proceso de rectificado, lo cual como se discutió antes presenta inconvenientes para la integridad física, dimensional y microestructural de la pieza.

3. Tenacidad: El abrasivo debe poseer cierta tenacidad para evitar la ruptura bajo la acción de choques.

4. Uniformidad de los granos: El grado de uniformidad en dimensión y estructura es importante para permitir un control más estricto del proceso.    

Los tipos comunes de abrasivos que se usan en la industria son los siguientes [1]:

1. Alundum (): Es usado normalmente para rectificar materiales con cargas de ruptura mayores a 35 (350 MPa). Debido a que posee una menor tenacidad que el carborundum () se usa en el rectificado de todo tipo de aceros.

2. Carborundum (SiC): Es usado normalmente para rectificar materiales frágiles con cargas de ruptura menores a 35 daN/mm2 (350 MPa). La razón por la cual este material no es usado para el rectificado de aceros, aún presentando una dureza mayor a la del alundum, es su tenacidad. Esta propiedad evita que los granos abrasivos se fracturen, recuperando así la capacidad de corte, por el contrario hace que estos se redondeen generando así los inconvenientes anteriormente discutidos.

3. Diamante natural o sinterizado: Debido a su elevada dureza se usa en el rectificado de materiales extraordinariamente duros o para conseguir acabados excepcionales.

4. Nitruro de boro cúbico (CBN): Este material al igual que el diamante presenta una dureza elevada apropiada para rectificados no convencionales.

 

Aunque se han mencionado cuatro tipos de abrasivos para propósitos generales solo se usan dos, el carborundum o el alundum.

 

Comentarios, preguntas: farojas@uniandes.edu.co